El líder supremo de Irán advirtió el miércoles a Arabia Saudí que su país tomará medidas "enérgicas" si el reino no repatria de inmediato los cadáveres de los iraníes muertos la semana pasada durante una estampida en la peregrinación anual musulmana.

La advertencia del ayatola Ali Jamenei sobrevino en momentos en que Irán convocó al enviado saudí ante Teherán por cuarta vez desde el desastre del jueves para protestar por el manejo saudí del incidente.

La situación refleja las intenciones de Irán de mantener la presión sobre los saudíes después de la estampida fatal durante el hajj, como se conoce la peregrinación.

Los iraníes intransigentes han efectuado protestas diarias cerca de la embajada saudí en Teherán mientras el presidente Hassan Rouhani dedicó una parte significativa de su discurso el lunes en la Asamblea General de las Naciones Unidas a exigir que Arabia Saudí "cumpla con sus obligaciones legales e internacionales hacia los extranjeros y peregrinos" e investigue plenamente el incidente.

Riad dijo que 769 peregrinos murieron en la estampida cerca de La Meca, el peor desastre en una peregrinación anual en un cuarto de siglo. En el incidente murieron 239 peregrinos iraníes.

Irán culpó del hecho a su archirrival Arabia Saudí, a cuya "incompetencia" atribuyó el desastre. Los peregrinos murieron aplastados o asfixiados cuando dos multitudes convergieron en una calle estrecha en la ciudad de Mina, en las afueras de La Meca, donde hay miles de carpas instaladas.

En comentarios por la televisión estatal, Jamenei dijo que Arabia Saudí "no estará en buena situación" si no respeta a los peregrinos iraníes o no repatria los cadáveres de los iraníes.

Press TV, medio iraní en inglés, atribuyó a un oficial de la cancillería, Ali Chegini, haber advertido a Arabia Saudí que no demore la identificación de los iraníes desaparecidos. El vicecanciller Hossein Amir Abdollahian dijo a la agencia noticiosa oficial IRNA que las familias de los peregrinos muertos no aceptan que sus seres queridos sean enterrados en suelo saudí.

Por su parte el ministro del interior, Abdolreza Rahmani Fazli, envió el miércoles una carta a su contraparte saudí Mohamad bin Nayef para reclamar una investigación exhaustiva, según la prensa iraní.

Irán dijo que después de la estampida queda por dar razón de 241 peregrinos iraníes.