Los precios al consumo en los 19 países de la eurozona cayeron en septiembre por primera vez en medio año ante el declive de los precios de la energía, según mostraron el miércoles las cifras oficiales.

Es probable que el descenso del 0,1% anunciado por Eurostat, la oficina europea de estadística, aumente la presión sobre el Banco Central Europeo para aumente y extienda sus estímulos monetarios. El BCE intenta mantener la inflación justo por debajo del 2%.

El declive era esperado tras la caída en los precios del petróleo. Los precios de la energía cayeron un 8,9% en el año hasta septiembre, señaló Eurostat.

La eurozona había sufrido caídas en los precios entre diciembre de 2014 y marzo de este año.

El BCE lanzó este año un programa de compra de bonos soberanos valorado en 1,1 billones de euros (1,2 billones de dólares) con la esperanza de reconducir la inflación hacia el objetivo.