Varias explosiones sacudieron el martes la capital de Burkina Faso luego de que el ejército abriera fuego contra las barracas de la guardia presidencial que llevó a cabo un breve golpe de Estado a inicios de mes y luego se negó a entregar las armas, informó un portavoz del ejército.

El capitán Guy Herve Ye dijo a The Associated Press que se abrió fuego contra las barracas de la unidad elite de la guardia presidencial. El ejército de Burkina Faso parecía preparado para una ofensiva durante todo el día, rodeando las barracas, el palacio presidencial y una radiodifusora nacional en la capital, Ouagadougou.

El general Gilbert Diendere, quien lideró el golpe a inicios de mes pero devolvió el poder la semana pasada, confirmó el ataque y pidió a sus seguidores que depusieran las armas. Señaló que no estaba en el campamento, por lo que no podría dar un reporte de las bajas.

"Hago un llamado a todos los elementos a bajar las armas y reintegrarse al ejército y evitar un baño de sangre innecesario", dijo Diendere en una entrevista con la radiodifusora local Radio Omega, tras la ofensiva del ejército.

La guardia presidencial elite montó el golpe debido a que estaba inconforme con que los seguidores del expresidente Blaise Compaore, derrocado en un levantamiento civil en octubre pasado, no pudieran contender en las elecciones. La guardia presidencial arrestó al presidente, Michel Kafando, y al primer ministro interino, Yacouba Isaac Zida, el 16 de septiembre. Poco después, Diendere tomó el poder, pero renunció ante la presión del bloque regional de África Occidental, el ejército de Burkina Faso y las manifestaciones civiles. Kafando y Zida fueron restituidos el 23 de septiembre.

Bajo el acuerdo de paz firmado la semana pasada, los miembros de la guardia presidencial debían entregar sus armas.

Diendere dijo en la entrevista que unos 100 soldados, un capitán y un líder interino han dejado la unidad y aceptado el desarme. Pero la guardia presidencial, inicialmente conformada con cerca de 1.300 elementos, dijo el martes que no entregarán las armas bajo condiciones "vergonzosas y violentas".

___

El periodista de Associated Press Baba Ahmed en Dakar, Senegal contribuyó a este despacho.