Representantes de Rusia, Ucrania y la Organización para la Seguridad y Cooperación Europea alcanzaron el martes un acuerdo para el retiro de tanques y demás armas del frente de batalla en el este de Ucrania.

"Este es un documento que abre un sendero hacia la paz, un sendero para finalizar la violencia y los ataques", dijo el negociador ruso Azamat Kulmukhametov.

El acuerdo complementa uno firmado en febrero cuyo objetivo es finalizar un conflicto entre el gobierno ucraniano alineado con Occidente y los rebeldes separatistas prorrusos, aunque aún no se implementan muchas de las cláusulas.

Los líderes de Rusia, Ucrania, Francia y Alemania, que negociaron el acuerdo de febrero, se reunirán el viernes en París para buscar un pacto político para la región del este de Ucrania, donde han muerto más de 8.000 personas en combate desde abril de 2014.

Para sentar las bases de cara a la reunión, los ministros del exterior tuvieron un acercamiento en Berlín el 12 de septiembre y después se mostraron esperanzados en que el acuerdo del retiro de armas pudiera firmarse en pocos días, pero las negociaciones se alargaron por dos semanas.

El cese al fuego declarado como parte de la resolución de febrero fue violado regularmente por ambas partes, hasta que se declaró una nueva tregua el 1 de septiembre.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, señaló el martes a The Associated Press que el pacto es un indicio positivo que demuestra la "posibilidad de progreso" en otras cláusulas de los acuerdos internacionales.

El líder de la OTAN, quien habló tras la reunión anual de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, destacó que el apoyo de Rusia a los separatistas en la región es el "principal desafío" para poner fin al conflicto. También expresó preocupaciones de que los planes de los rebeldes de llevar a cabo elecciones, desafiando al gobierno ucraniano, pueden obstaculizar la implementación del acuerdo de paz.

El acuerdo firmado el martes en Minsk, Bielorrusia, contempla el retiro de tanques, piezas de artillería y morteros de hasta 120 mm a por lo menos 15 kilómetros (9 millas) del frente de batalla, señaló el negociador de OSCE, Martin Sajdik.

El retiro comenzará después que el acuerdo sea firmado por los rebeldes y tomará 39 días en completarse. Representantes de los rebeldes en las negociaciones dijeron que sus líderes firmarían el pacto el miércoles.

___

Alina Heineke en Nueva York contribuyó con este despacho.