Volkswagen México indicó el martes que 32.000 de sus vehículos vendidos en este país tienen motores con software que fue manipulado para alterar la medición de gases contaminantes, un escándalo que ha convulsionado a la multinacional alemana.

La empresa indicó en una nota de prensa que los modelos afectados se vendieron en México de 2009 a 2015 y que la mayoría son coches aunque también hay una gama de la furgoneta Transporter.

Asimismo, señaló que estaba comprobando si los motores de la polémica cumplen con la normativa de emisiones vigente en México y que tomaría las medidas necesarias sin coste alguno para sus clientes.