El ministro del Exterior de Hungría propuso el martes un sistema mundial de repartición de los migrantes que desbordan Europa, y señaló que el país promocionará esa medida en la próxima reunión de ministros que se realizará al margen de la cumbre de Naciones Unidas.

Hungría ha sido criticada por otros países de la Unión Europea por oponerse a la repartición entre países de la UE. Pero el ministro del Exterior húngaro Peter Szijjarto dijo que la repartición mundial de quienes huyen de las regiones en conflicto tiene sentido, particularmente al incluir a quienes, dijo, de alguna manera son culpables de los problemas.

Las declaraciones de Szijjarto parecen aludir en parte a Estados Unidos, e insinúan que sus políticas para el Medio Oriente crearon las condiciones para el levantamiento extremistas islámicos que arrasan con partes de esa región y el norte de África.

Por su parte, el primer ministro japonés dijo que su país necesita primero atender sus propios desafíos demográficos presentados por un declive en las tasas de nacimiento y una población envejecida antes de abrir sus puertas a los refugiados.

El premier Shinzo Abe anunció en la Asamblea General de Naciones Unidas que Japón aumentará su ayuda en respuesta al éxodo de refugiados a Europa desde Medio Oriente y África.

Indicó que Japón proveerá 1.500 millones de dólares en ayuda para emergencias para los refugiados y para la estabilización de comunidades que enfrentan la migración.

Pero al hablar con los reporteros el martes por la noche, el primer ministro descartó la idea de que Japón abra sus puertas a quienes huyen de los conflictos en sus países.

Añadió que Japón primero necesita atender sus retos internos a los que propuso enfrentar bajo una renovada política económica que pretende impulsar el producto interno bruto a un nivel histórico de la posguerra, mientras se refuerza el sistema de seguridad social en apoyo a las familias.

"Como un asunto de demografía, yo diría que antes de aceptar a inmigrantes o refugiados necesitamos tener mayor actividad de parte de las mujeres, de los ancianos, y debemos incrementar la tasa de nacimientos. Hay muchas cosas que deberíamos hacer antes de aceptar inmigrantes", comentó Abe en una conferencia de prensa, de acuerdo a la traducción oficial de sus declaraciones.

En tanto, 19 naciones acordaron donar en total 1.800 millones de dólares a las principales agencias de asistencia de la ONU para ayudar a aliviar el sufrimiento de migrantes y refugiados en campamentos cerca de áreas de conflicto en Medio Oriente.

La iniciativa organizada por Alemania fue anunciada el martes por el ministro alemán de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier y por Antonio Guterres, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Agradeciendo a los países donantes, Guterres dijo que las agencias de asistencia de la ONU "estaban financieramente quebradas" debido a las crecientes cargas ocasionadas por los conflictos en Medio Oriente. La contribución ayudará principalmente a refugiados en campamentos en Turquía, Líbano y Jordania.

Entre los donantes se encuentra Estados Unidos y otros miembros del grupo de las siete naciones más industrializadas, otros países europeos y naciones acaudaladas del Golfo Pérsico, incluidas Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.