México creará en el sur del país tres zonas económicas especiales con beneficios fiscales, un régimen aduanero preferente y modernas infraestructuras con el objetivo de potenciar el desarrollo de los estados sureños, que son los más pobres.

Así lo anunció el presidente Enrique Peña Nieto que envió el martes al parlamento su propuesta de ley para el establecimiento de estas áreas y adelantó que las tres primeras estarían en istmo de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca-- una zona de gran interés para las multinacionales energéticas_; una segunda en Chiapas, en la frontera con Guatemala; y la tercera en torno al puerto de Lázaro Cárdenas, en el Pacífico, que involucraría a parte de los estados de Michoacán y Guerrero.

El objetivo, según dijo el mandatario, es promover "un nuevo modelo de desarrollo" para el sur del país que huya del asistencialismo y que atraiga inversiones, genere empleos y eleve la calidad de vida de la gente.

"No podemos permitir diferencias socioeconómicas tan amplias y crecientes como la que existe entre el norte y el sur" de México, el primero sinónimo de prosperidad, y el segundo de atraso, dijo el mandatario

Además de los beneficios fiscales y aduaneros, las nuevas zonas contarán con moderna infraestructura, una buena conectividad nacional e internacional, facilidades para el comercio exterior y apoyos laborales.

Tendrán también una ventanilla única para todos los trámites gubernamentales y conllevarán un mayor esfuerzo de coordinación de los distintos niveles de gobierno.

Las zonas económicas especiales son una antigua apuesta de Peña Nieto, reiterada en su último informe de gobierno, el pasado mes de septiembre. La ley deberá ser ahora aprobada por la Cámara de Diputados antes de convertirse en realidad.