Las aguas contaminadas de Río de Janeiro no solamente son un problema para los Juegos Olímpicos del año próximo.

Los organizadores de la etapa en Brasil de la Liga Mundial de Surf esperan trasladar su prueba de una playa de Barra da Tijuca a otra playa más limpia hacia el oeste.

Barra da Tijuca, suburbio de Río, está en el área olímpica. Aunque el surfing no es deporte olímpico, la contaminación del agua también provoca preocupaciones para la salud de los deportistas.

Durante un evento de la Liga Mundial en mayo, surfistas importantes como Kelly Slater, de Estados Unidos, se quejaron de haber enfermado a causa del agua.

Teco Padaratz, organizador del evento en Río, dijo a The Associated Press que "la contaminación del agua en Río no puede seguir así. Los surfistas aman Río. Nadie quiere irse. Todo lo que desean es agua limpia".