Una mujer de New Jersey deberá encontrar la forma de hacer que sus dos loros se callen. Elaine Scattergood fue multada en mayo después de que alguien se quejara de que sus loros, Edmund y Arthur, eran demasiado ruidosos.

Scattergood informó al periódico The Press of Atlantic City (http://bit.ly/1KI21rJ ) que colocaba a los loros en el porche de su hogar en Avalon porque a la gente le gustaba. Agregó que las personas saludaban a las aves y que los loros contestaban con un saludo.

Un juez le dijo a Scattergood el lunes que se desestimará la denuncia del ruido si no se reportan más quejas en los próximos 90 días.

___

Información de The Press of Atlantic City (N.J.): http://www.pressofatlanticcity.com