La policía de Brasil informó el martes que encontró siete cadáveres enterrados en el patio trasero de la casa de un pintor en un barrio pobre de la ciudad más grande del país.

La inspectora policial Nilze Scapulatiello de Sao Paulo dijo a la prensa que los cuerpos fueron encontrados después de que la policía fuera a la casa de Jorge Luiz Morais de Oliveira para arrestarlo por supuestamente apuñalar y matar a su vecino de 21 años y ocultar el cuerpo.

Scapulatiello agregó que el hombre confesó haber matado a su vecino. En la casa de Oliveira la policía encontró nudillos y navajas ensangrentadas, además de zapatos y prendas de vestir de hombres, mujeres y niños.

"Esto nos llevó a pensar que encontraríamos más cuerpos escondidos en la casa y así fue", dijo la funcionaria.