En un desafío al sistema de la Fórmula Uno, Force India y Sauber presentaron el martes una queja ante la Unión Europea por la que denuncian que los mecanismos de formulación de reglas y distribución de ingresos son ilegales, injustos y perjudiciales.

"Hemos recibido una queja y la estudiaremos", afirmó un vocero de la UE, Ricardo Cardoso.

La medida, largamente anticipada, representa un desafío al dominio de los principales protagonistas y equipos de la F1. Pretende dar paso a las afirmaciones de los equipos más pequeños de que no pueden competir efectivamente porque no tienen igual voz o iguales ingresos.

En una declaración en que confirmó que es uno de los dos equipos que presentó la queja, Force India dijo que "los sistemas de división de ingresos y de determinación de las reglas de la Fórmula Uno son injustos e ilegales".

La otra escudería, Sauber, dijo que la queja sostiene que se violan las leyes de competencia de la UE y cuestiona "los poderes y privilegios de formulación de reglas, que perjudican el deporte".

Si la UE decide actuar, toda investigación posiblemente será prolongada y su resultado incierto.

De todos modos, la UE tiene sólidas prerrogativas en lo que respecta al comportamiento anticompetitivo de las compañías. Puede imponer multas y forzar a las empresas a cambiar de curso. Su impacto en los deportes ha sido particularmente claro desde 1995, cuando un tribunal obligó al fútbol a modificar su sistema de transferencias y abrió las ligas europeas a futbolistas extranjeros.