El gobierno declaró el martes estado de emergencia en una zona donde está localizado un gigantesco proyecto minero de capitales chinos luego que en la víspera un enfrentamiento de policías contra pobladores dejó cuatro campesinos fallecidos a tiros.

Según un decreto supremo publicado en el diario oficial El Peruano, la emergencia regirá por 30 días e implica la ayuda de los militares a la policía en el control del orden público, así como restricciones a ciertos derechos constitucionales como la libertad de reunión, libre tránsito, libertad personal y a la inviolabilidad de domicilio.

La norma ordena que miembros del ejército, armada y fuerza aérea resguarden carreteras, locales públicos y puentes junto a más de 1.500 policías destacados a esta zona montañosa del sureste peruano que comprende parte de las regiones Apurímac y Cusco donde la población es mayormente rural y de lengua quechua.

Los violentos enfrentamientos de la víspera dejaron en total cuatro campesinos muertos "todos por heridas de arma de fuego", informó el martes a The Associated Press el médico Erwin Luna, subdirector regional de salud de la ciudad de Cusco, distante a 73 kilómetros del pueblo de Challhuahuacho, de 10 mil habitantes y epicentro del conflicto.

En Challhuahuacho unos dos mil peruanos protestaron en la víspera contra el proyecto minero Las Bambas, de 7.400 millones de dólares, porque están en contra de la construcción de una planta concentradora para el tratamiento de sulfuros de molibdeno y otra planta de filtros, que consideran altamente contaminante.

El enfrentamiento también dejó 14 civiles heridos por arma de fuego y 8 policías contusos. El general de la policía Luis Pantoja dijo a la emisora Radioprogramas que dos policías estaban graves y tenían la masa encefálica expuesta. Adicionalmente la fiscalía informó que habían 21 detenidos por presunta participación en los actos de violencia.

Marina Navarro, directora ejecutiva de Amnistía Internacional en Perú, en un comunicado enviado a la AP calificó las muertes en como "inaceptables" y reclamó por determinar las responsabilidades. "El precio de las protestas sociales no debe ser la muerte de ninguna persona", dijo la organización.

Añadió que "en los últimos cuatro años solamente, se han registrado 40 personas fallecidas en circunstancias en que la policía hizo uso excesivo de la fuerza, y la mayoría de estas muertes no ha sido investigada de manera apropiada".

Según afirmó el presidente Ollanta Humala, el choque se produjo en la tarde del lunes cuando los manifestantes ingresaron a una zona perteneciente al proyecto minero a tajo abierto que el gobierno considera el "más importante de la historia del país".

El proyecto Las Bambas, que planea iniciar su producción de cobre en 2016, es propiedad de un consorcio liderado por la gigante estatal china Minmetals Corp, que explora, desarrolla y explota yacimientos de metales en diversas partes del mundo.

Según el plan minero, de 7.400 millones de dólares, la producción alcanzará las 400.000 toneladas de cobre en 2017.

Perú es el tercer productor mundial de cobre y la minería es considerada fundamental en su economía porque sus exportaciones representan el 60% de los envíos totales.