Un mono que escapó de la casa de su dueño en Orlando, Florida, mordisqueó la correspondencia del vecino, arrancó molduras de una patrulla policial y se columpió en un cartel de la calle.

Zeek fue atrapado poco después por su dueño.

El animal saltó sobre el techo de la patrulla y arrancó molduras. También bebió agua de una botella que los agentes le ofrecieron para distraerlo.

La policía de Sanford filmó un video de Zeek y lo colocaron en su página de Facebook. "Zeek se divirtió con nuestra patrulla", dice el texto que acompaña al video.