Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad turcas y rebeldes curdos que luchan por la autonomía de la región han causado casi 60 muertes en el sureste y al otro lado de la frontera en el norte de Irak, informaron las autoridades turcas el martes.

Más de 30 rebeldes murieron durante la noche, cuando una operación militar cruzó la frontera, dijo el presidente Recep Tayyip Erdogan durante una reunión con decenas de administradores regionales.

Milicianos curdos mataron a dos policías el lunes por la noche en la ciudad sureña de Adana. El gobernador Mustafa Buyuk dijo que dos hombres en motocicleta dispararon a una patrulla policial al pasar y huyeron.

En tanto, las fuerzas armadas dijeron que seis miembros del Partido de los Trabajadores Curdos (PKK) murieron el lunes en un choque con las fuerzas de seguridad en la provincia de Hakkari, cerca de la frontera con Irak. Al menos 19 murieron en ataques aéreos a presuntos blancos del PKK en la región de Gara, en el norte de Irak, dijo un comunicado militar sin entrar en detalles. No hubo manera de verificarlo en forma independiente.

Las fuerzas de seguridad turcas combaten a los rebeldes en el sureste del país, de mayoría curda, mientras los aviones atacan blancos del PKK en el norte de Irak. Turquía y sus aliados occidentales consideran al PKK una organización terrorista.

Opositores al gobierno acusan a Erdogan de reanudar los enfrentamientos después de dos años de gestiones de paz para obtener votos en las elecciones del 1 de noviembre. Dicen que quiere atraer los votos nacionalistas a su partido Justicia y Desarrollo y desacreditar a un partido procurdo que le quitó al oficialismo la mayoría parlamentaria en junio.

Por su parte, Erdogan rechaza la acusación y dice que la violencia recomenzó porque el PKK violó un cese de fuego.

Erdogan dijo que unos 2.000 rebeldes murieron en ofensivas militares en el norte de Irak y Turquía. También murieron alrededor de 150 policías y soldados.

El mandatario ha dicho que "no habrá complacencia" en la lucha contra los rebeldes.

El conflicto iniciado en 1984 ha causado decenas de miles de muertes.