El presidente de Ecuador Rafael Correa propuso el lunes a los países integrantes de Naciones Unidas que participen en la elaboración de un tratado vinculante para sancionar a empresas transnacionales cuando vulneren derechos humanos o cuando atenten contra la naturaleza.

Correa hizo la propuesta durante su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, en el que hizo referencia a la batalla judicial de Ecuador contra la empresa Chevron debido a la contaminación de la petrolera en la Amazonia.

"Las empresas transnacionales deben cesar sus abusos contra estados y pueblos del sur", dijo Correa. "Los invitamos a que visiten Ecuador y vayan a meter su mano en las decenas de piscinas dejadas por Texaco, para que saquen esa mano llena de residuos de petróleo, 20 años después de que la petrolera salió del país".

El caso contra Chevron --que se fusionó con Texaco-- comenzó en 1994, cuando un grupo de pobladores de la Amazonia ecuatoriana acusó legalmente a la petrolera de contaminación y daños por la exploración y extracción de petróleo.

Los demandantes lograron que en 2011 un juez ecuatoriano sentenciara a la compañía al pago de 9.500 millones de dólares, pero Chevron ha argumentado que un acuerdo de 1998 entre Texaco y el gobierno ecuatoriano la eximió de cualquier responsabilidad tras una limpieza de la zona con un costo de 40 millones de dólares.