El empresario republicano Jay Faison dijo que su partido debería dejar de pelear contra la ciencia y comenzar a hablar sobre soluciones al cambio climático. Tiene 175 millones de dólares para invertir en política y ayudar a inspirarlos. Y si eso no es suficiente, Faison encargó una encuesta, publicada el lunes, que según dice muestra que los votantes están de acuerdo.

"Estoy muy frustrado por la división política", dijo Faison. "Esto es demasiado importante como para dejárselo a los demócratas".

Faison hizo su fortuna en 2013 con la venta de su participación mayoritaria en su compañía de equipo audiovisual, con sede en Charlotte, North Carolina. Colocó gran parte de su ganancia en la Fundación ClearPath y en un grupo políticamente activo; ambos están dedicados a impulsar a los republicanos más allá de decir que el clima no está cambiando o que si está ocurriendo los humanos no tienen nada que ver.

En lugar de ello, los líderes del Partido Republicano deberían estar hablando sobre soluciones, como energía limpia, señaló Faison.

Faison es el donador republicano más activo en asuntos climáticos, una especie de homólogo republicano del megadonador demócrata Tom Steyer, un multimillonario que gastó el año pasado aproximadamente 75 millones de dólares para tratar de derrotar a candidatos republicanos al Senado y a gobernaciones que rechazan la tesis general sobre cambio climático.

Quienes dudan del cambio climático lo han notado. Uno de los más prominentes, el senador federal de Oklahoma Jim Inhofe, dijo en una conferencia en junio: "Ha surgido otro Tom Steyer; su nombre es Jay Faison". Él advirtió que senadores podrían verse tentados a "calmar" a Faison para obtener sus millones.

Ese tipo de acusación, dijo Faison, muestra que sus posturas están siendo vistas como una amenaza.

Faison dijo que su encuesta encontró que la mayoría de los votantes republicanos cree que la actividad humana está contribuyendo al menos "un poco" al cambio climático.

Los republicanos deberían debatir el cambio climático enfatizando la necesidad de desarrollar energía limpia, utilizando palabras como "innovación", "creación de empleos" y "seguridad energética" cuando hablen sobre el asunto, dijeron Faison y sus encuestadores.

La encuesta fue conducida por tres importantes encuestadores republicanos, incluido Whit Ayres, que está trabajando para la campaña del precandidato presidencial y senador federal de Florida Marco Rubio. Otra encuestadora, Kristen Soltis Anderson, dijo que los resultados mostraron que los votantes tienen interés en que se despolitice el cambio climático y la energía limpia.

"La derecha no ha capturado aún cuál va a ser su voz en estos asuntos", señaló. "Existe una enorme oportunidad para que los precandidatos presidenciales bajen la temperatura partidista".

Faison dijo que ya ve evidencia de eso en el grupo de precandidatos del Partido Republicano.

"Hace seis meses, 'no soy un científico' era la frase preferente alrededor del tema", indicó Faison. No obstante, ahora Rubio, uno de los aspirantes a la nominación presidencial que utilizaba frecuentemente esa frase, "defendió el hecho de que él no es uno de quienes niega el cambio climático" durante el debate presidencial republicano de este mes. Y el gobernador de New Jersey Chris Christie "fue más positivo", dijo Faison. Christie dijo durante el debate que Estados Unidos puede "contribuir" a arreglar el cambio climático de una manera que sea "económicamente sólida".

Faison dijo que no está seguro si apoyará a alguno en las elecciones primarias republicanas.