El Acuario de Georgia perdió una batalla jurídica para importar de Rusia 18 belugas, de acuerdo con un fallo judicial del lunes.

El acuario demandó en septiembre de 2013 a la Administración Nacional para los Océanos y la Atmósfera después de que la agencia federal rechazó otorgar un permiso para la importación de los cetáceos. La jueza federal de distrito Amy Totenberg señaló en su fallo de 100 páginas que la agencia revisó adecuadamente la solicitud de permiso del acuario a través de la óptica de la Ley de Protección de Mamíferos Marinos.

La ley emitida en 1972 prohíbe la captura de mamíferos marinos en aguas de Estados Unidos y por parte de ciudadanos estadounidenses en otras aguas, y en general no permite la importación de mamíferos marinos, aunque existen algunas excepciones, incluida una que permite la importación de animales para exhibición pública.

Los directivos del acuario estaban revisando la decisión, dijo la vocera del acuario Jessica Fontana en un correo electrónico.

La agencia de gobierno, conocida como NOAA Fisheries, está conforme con el fallo, dijo en un correo electrónico la portavoz Connie Barclay.

El acuario, el cual ha dicho que necesita a las belugas para fortalecer la reserva de genes de cetáceos en cautiverio en Estados Unidos y para investigación, argumentó que la negativa de la agencia a su solicitud de permiso fue arbitraria y caprichosa.

Las 18 belugas son del Mar de Ojotsk, en el norte de Rusia, y fueron atrapadas por científicos ahí en 2006, 2010 y 2011. Actualmente viven en la Estación de Investigación de Mamíferos Marinos Utrish en Rusia. Algunas de las belugas hubieran vivido en el Acuario de Georgia y otras habrían sido prestadas a acuarios en Chicago y Connecticut, y a instalaciones de Sea World en Florida, Texas y California.

Al negar el permiso, NOAA Fisheries dijo que el acuario no demostró que la importación de esos cetáceos no tendría un impacto negativo en la existencia de cetáceos donde fueron capturados.