La Unión Europea anunció el lunes podrá perseguir presuntos navíos de tráfico de humanos y de contrabando en aguas internacionales del Mediterráneo a partir de la próxima semana.

La Operación Sophia permitirá a personal naval de los países de la UE "abordar, registrar, confiscar y desviar navíos sospechosos de utilizarse para contrabando humano en alta mar, de acuerdo con la ley internacional" a partir del 7 de octubre, de acuerdo con un comunicado del bloque.

En respuesta a la llegada de cientos de miles de personas que cruzan el Mediterráneo y a las miles de vidas perdidas, la UE montó una operación que de forma inicial se centraba en salvar a aquellos a la deriva en alta mar y después incluiría abordar de forma directa las operaciones de contrabando y tráfico.

La operación se lanzó en junio y, desde que alcanzó capacidad operativa el 27 de julio, ha salvado a 2.186 personas de ahogarse.

Los países miembros de la UE ya asignaron suficientes navíos, helicópteros y diverso equipo militar para comenzar con la fase activa de la operación contra el tráfico.

"La decisión de hoy lleva a la operación naval de la UE de su fase de recolección de inteligencia, a su fase operativa y activa contra el tráfico humano en alta mar", dijo la jefa de política extranjera de la UE, Federica Mogherini.

Los funcionarios de la UE acordaron renombrar "Sophia" la operación EUNAVFOR Med, como la bebé que nació este verano boreal en un barco de rescate en la costa libanesa.

Como parte de la operación de rescate, cuatro navíos ya fueron desplegados y 1.318 personas trabajan en la acción que incluye a 22 países de la UE. No queda claro por el momento con cuántos barcos y empleados aumentaría la misión extendida, que incluye la acción contra el tráfico.

Después de centrarse la crisis en el centro del Mediterráneo entre marzo y agosto aproximadamente, la acción se expandió hacia el este a través de los países balcánicos y el este del Mediterráneo.

Sin embargo, la UE dice que la ruta central sigue siendo por mucho la más mortal con un cálculo de 2,2% de muertes, comparadas con el 0,06% por la otra ruta.