Una bodega de la fuerza armada de El Salvador explotó accidentalmente sin que se reporten víctimas mortales, pero sí daños materiales y al menos 13 heridos entre civiles y militares.

"Las explosiones fueron en una bodega que tiene diez sectores donde se resguarda el decomiso (de material explosivo) puesto en custodia de parte de la Fiscalía, de la Policía Nacional Civil y de los Juzgados", declaró el ministro de la Defensa Nacional, general David Munguía Payés.

Además, en las bodegas también guardaban "pirotécnicos, material y explosivos de algunas empresas", detalló el militar.

La bodega pertenece al Regimiento de Caballería, a unos 29 kilómetros al oeste de la capital.

El militar dijo que según las indagaciones preliminares, personal civil que trabaja en el cuartel, "estaban soldando cerca de estas bodegas y al parecer una de las chispas se introdujo dentro de la bodega y eso provoco el incidente".

Agregó que a partir de ese momento comenzaron una serie de explosiones y el personal que estaba trabajando en la zona y los militares huyeron del lugar, pero fueron alcanzados por las ondas expansivas.

Munguía Payés aseguró que, "la mayor parte y la mayor fuerza de las explosiones se debe a un explosivo de carácter comercial que se llama ANFO", un explosivo de uso civil más utilizado en las minas, canteras y obras de ingeniería civil

Munguía Payés dijo que seis civiles y cinco soldados y dos oficiales resultaron heridos por las ondas expansivas y fueron llevados a un hospital de la ciudad de Santa tecla, donde están siendo evaluados.

Detalló que los seis civiles y los cinco soldados "no se vieron afectados directamente por las explosiones, sino que por la fuerza de la onda expansiva y ellos salieron caminando, los subimos a un vehículos y los llevamos al hospital".

En cuanto a los dos oficiales, que no identificó y solo dijo que se trata de dos tenientes, cuando se dieron cuenta de la explosión en una forma heroica se trataron de acercar al lugar para rescatar a alguna personas que hubieran quedado en el lugar donde estaban la explosión".

Cuerpos de socorro acudieron a la zona donde una decena de personas que trabajan en empresas de maquila fueron afectadas por la onda expansiva que según Munguía Payes alcanzaron unos 800 metros a la redonda.

La onda expansiva se sintió en municipios aledaños como Colón y Ciudad Arce, donde se reportaron daños en las viviendas.

"Se rompieron los ventanales y levantó el cielo falso, hay daños en los techos y en algunas casas fueron dañadas las puertas", dijo a los periodistas Eduardo Rivera de la Comandos de Salvamento de El Salvador que también reportó que habían trasladado al hospital San Rafael a uno de los heridos "que no estaba grave".

Las autoridades han acordonado la zona aledaña al cuartel.

Entretanto, la Fiscalía General de la República informó que pedirá ayuda a la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos para que participe en los trabajos de investigación.