Una bodega de la fuerza armada de El Salvador explotó accidentalmente sin que se reporten víctimas mortales, pero sí daños materiales y al menos 13 heridos entre civiles y militares.

"Las explosiones fueron en una bodega que tiene diez sectores donde se resguarda el decomiso (de material explosivo) puesto en custodia de parte de la Fiscalía, de la Policía Nacional Civil y de los Juzgados", declaró el ministro de la Defensa Nacional, general David Munguía Payés.

La bodega pertenece al Regimiento de Caballería, a unos 29 kilómetros al oeste de la capital.

El militar dijo que según las indagaciones preliminares, personal civil que trabaja en el cuartel, "estaban soldando cerca de estas bodegas y al parecer una de las chispas se introdujo dentro de la bodega y eso provoco el incidente".

Agregó que a partir de ese momento comenzaron una serie de explosiones y el personal que estaba trabajando en la zona y los militares huyeron del lugar, pero fueron alcanzados por las ondas expansivas.

Munguía Payés dijo que seis civiles y cinco soldados y dos oficiales resultaron heridos por las ondas expansivas y fueron llevados a un hospital de la ciudad de Santa Tecla, donde están siendo evaluados.