Dos hombres de Amarillo podrían ser sentenciados a cadena perpetua después de ser detenidos con más 38 kilos (84 libras) de metanfetamina líquida que era transportada en el tanque de combustible de una camioneta.

Las autoridades dijeron que Richard Madrigal, de 42 años, y Damian Erik Alcala, de 37, se declararon culpables el lunes de asociación delictuosa para poseer metanfetamina con fines de distribución.

Ambos siguen en custodia a la espera de sentencia de una juez federal en Amarillo. Además, podrían ser multados con 10 millones de dólares cada uno.

La policía se enteró de que una camioneta, registrada en Chihuahua, México, llegaría de El Paso. Fiscales federales dijeron que Madrigal condujo la camioneta el 17 de julio hasta su casa en Amarillo. Alcala llegó en auto.

Un cateo llevó al descubrimiento de metanfetamina cristal en la cocina y de dos pistolas. Las autoridades dijeron que del tanque de combustible de la camioneta extrajeron 38 kilos de metanfetamina líquida.