Venezuela está dispuesta a facilitar el regreso de los colombianos deportados en las últimas semanas por no tener los papeles en orden, anunció el lunes la Unión de Naciones Suramericanas.

La Unasur dijo en un comunicado que el gobierno venezolano acordó "que los ciudadanos colombianos deportados durante la crisis fronteriza entre ambos países que deseen regularizar su situación en Venezuela y regresar a ese país, lo puedan hacer con la ayuda de este gobierno", en alusión al venezolano.

Unasur indicó que el acuerdo fue alcanzado en un encuentro entre el presidente venezolano Nicolás Maduro y el secretario general de ese bloque Ernesto Samper en las Naciones Unidas, donde se desarrolla la Asamblea General del organismo mundial.

El acuerdo se inscribe en el marco de las medidas de distención adoptadas por Maduro y el presidente colombiano Juan Manuel Santos en Quito la semana pasada, en una reunión en la que se comprometieron a impulsar negociaciones diplomáticas después de un mes de fuertes enfrentamientos verbales tras la expulsión de unos 1.500 colombianos que vivían en Venezuela y la posterior salida voluntaria de otros 18.000, según cifras de la ONU, por temor a represalias.

En la reunión de Quito ambos presidentes aceptaron flexibilizar el tema humanitario. Previamente habían puesto en marcha un corredor humanitario para escolares que quedaron atrapados en Venezuela por el cierre fronterizo pero estudian en Colombia.

Donamaris Ramírez, alcalde de la fronteriza ciudad de Cúcuta, comentó telefónicamente a The Associated Press que la medida sólo cobija a los colombianos que fueron deportados a Colombia desde Venezuela.

De acuerdo con el funcionario, los deportados no llegan a 2.000, mientras que el número de expulsados puede ser de 20.000.

De todos modos, enfatizó el burgomaestre, "es una excelente noticia la que ha logrado Unasur". En su concepto, Maduro "ha empezado a reconocer sus errores" sobre el manejo que les dio a las deportaciones y expulsiones sin respetar el debido proceso que les asistía a esos colombianos que vivían en territorio venezolano.

El 19 de agosto pasado, el gobierno de Maduro ordenó el cierre de la frontera colombo-venezolana tras las heridas que presuntos contrabandistas --según Caracas paramilitares-- les produjeron a tres miembros de la Guardia Nacional de Venezuela.