Funcionarios bolivianos acusaron el lunes al gobierno de Chile de arrogante, mientras que la presidenta Michelle Bachelet buscó el respaldo político de Estados Unidos luego de que la Corte Internacional de Justicia se declaró competente para tratar el reclamo de Bolivia de una salida al mar.

"Lo que más nos preocupa es la mirada casi colonial, con una tentación racista muy fuerte, de algunos dirigentes que piensan a Bolivia, que miran a Bolivia, como una sociedad premoderna, como un país todavía huérfano y en medio de la nada", dijo el ministro de la presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana, durante una rueda de prensa en Nueva York.

Bolivia reclama a Chile una salida al mar tras perder su litoral en la Guerra del Pacífico entre 1879 y 1883, en la que tuvo de aliado a Perú. El gobierno chileno alega que no tiene pendiente ningún asunto territorial con Bolivia desde que ambos países firmaron un tratado en 1904.

El jueves la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya se declaró competente para tratar la demanda marítima de Bolivia.

Quintana dijo que Chile sigue un "doble estándar" con declaraciones desconsideradas hacia Bolivia y al mismo tiempo se apoya "en los brazos de (el presidente Barack) Obama" para que Estados Unidos sea interlocutor y ponga un "paño de agua fría" al fallo de la Corte.

Representantes de la misión de Chile ante Naciones Unidas no respondieron de forma inmediata las llamadas de The Associated Press para responder a las críticas.

El canciller chileno Heraldo Muñoz dijo en Nueva York a la radio ADN que "no tenemos ninguna intención de responder con dureza, vamos a responder como hemos respondido siempre, con seriedad, pero nunca faltándole el respeto ni al gobierno ni al pueblo boliviano porque no corresponde".

Por la noche, el presidente boliviano Evo Morales suavizó un poco el tono de las declaraciones de Quintana durante su discurso ante la Asamblea General.

"No queremos ganadores ni perdedores. No se trata de hacer quedar mal a nadie. Somos dos hermanos vecinos", dijo Morales, agregando que la salida al mar "es nuestro derecho".

"Tarde o temprano volveremos al Pacífico con soberanía. Esperemos que sea mediante un diálogo concertado", señaló.

Bachelet habló con Obama por teléfono el domingo sobre la cooperación de ambos países en las negociaciones sobre el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, dijo la Casa Blanca.

Quintana destacó el compromiso que el presidente boliviano Evo Morales ha expresado para discutir con Bachelet la disputa marítima. Morales insistió el sábado en Naciones Unidas en que quiere dialogar con Bachelet y destacó que no quiere "un ganador o un perdedor" sino que "ganemos todos en términos de integración".

En su demanda, presentada en abril de 2013, Bolivia pidió a la Corte que obligue a Chile a negociar "de buena fe" un acceso soberano al Pacífico. Chile objetó la competencia de los jueces y alegó que la demanda boliviana "pone en tela de juicio la estabilidad de las fronteras" y de los tratados.

Tanto Bachelet como Morales se encuentran en Nueva York con motivo del debate anual de la Asamblea General de Naciones Unidas.

___

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens