El presidente de la UEFA Michel Platini dijo que la investigación sobre un pago que recibió de la FIFA "podría perjudicar mi imagen y mi reputación" pero insistió en que el ingreso fue declarado plenamente a las autoridades suizas.

Platini, que espera suceder a Joseph Blatter como presidente de la FIFA en las elecciones de febrero, fue interrogado el viernes en condición de testigo sobre ese pago. La transacción fue firmada por Blatter, quien ha sido acusado de irregularidades por las autoridades suizas.

En una carta dirigida el lunes a miembros de la UEFA, dijo que el pago por 2 millones de francos suizos (unos 2 millones de dólares) se relacionaba con su "cargo de tiempo completo" en la FIFA. No habló de su candidatura a la presidencia de la FIFA ni explicó por qué el pago fue abonado en 2011 aunque se relacionaba con tareas desarrolladas hasta el 2002.

Platini escribió a los miembros de la UEFA para reiterarles su afirmación del viernes de que no había hecho nada irregular, aunque no reveló la causa de esa demora de años entre el pago y su trabajo. Platini pasó a ser asesor de la FIFA después de participar en la organización de la Copa Mundial de 1998 en Francia hasta 2002, cuando se incorporó al comité ejecutivo de FIFA.

"Era un trabajo de tiempo completo y todos conocían mis funciones", dijo en la carta. "La remuneración fue convenida en ese entonces y después que se abonaron los pagos iniciales, la deuda restante de 2 millones de francos suizos fue abonada en febrero del 2011. El ingreso fue declarado completamente por mí a las autoridades, de acuerdo con la ley suiza".

La Federación Escocesa de Fútbol desea saber por qué el pago a Platini fue abonado años después de su trabajo. "Es una pieza esencial de información que todavía falta suministrar", respondió a la carta en Twitter el director ejecutivo de la asociación, Steward Regan.

Escocia fue uno de los primeros miembros de la UEFA que avaló públicamente en julio la candidatura de Platini a la presidencia de la FIFA. El 26 de octubre es el plazo para presentar candidaturas y los aspirantes deben aprobar una investigación de integridad.

La carta de Platini no se refirió a su campaña electoral, pero escribió: "Estoy consciente de que estos acontecimientos podrían perjudicar mi imagen y mi reputación y, por consecuencia, la imagen de la UEFA".