La Policía Nacional informó el lunes que un importante narcotraficante colombiano muerto la víspera tenía un ejército personal de unos 150 hombres.

Martín Farfán Díaz González, alias "Pijarbey", fue muerto el domingo por integrantes de la fuerza pública en el departamento de Vichada, en el este colombiano y en la frontera con Venezuela.

"El cabecilla principal de la estructura de crimen organizado 'Libertadores de Vichada' tenía en la actualidad 150 hombres en armas", sostuvo la policía en un comunicado de prensa.

Contra "Pijarbey", de 40 años, pesaban tres órdenes de captura y una circular azul de Interpol. Al momento del enfrentamiento armado con la policía estaba acompañado de seis personas. Cinco de ellas huyeron, pero una mujer resultó herida en el intercambio de disparos.

Por la localización de "Pijarbey" las autoridades ofrecían una recompensa de unos 390.000 dólares. Había heredado el emporio criminal de Pedro Oliverio Guerrero, alias "Cuchillo", quien murió en una acción de las autoridades en diciembre de 2010.

Actualmente, según la policía, "Pijarbey" estaba asociado con el más temible cartel de las drogas colombiano del momento, el "Clan Úsuga", cuyo máximo cabecilla, Dairo Antonio Úsuga, es actualmente el delincuente más buscado del país.

Al narco muerto, de acuerdo con el reporte oficial, "se le conocía como una persona fría y despiadada; sus homicidios corresponden a los denominados ajustes de cuentas, incluso de integrantes de su misma organización y otros asesinatos de adversarios del 'Bloque Meta' con quienes sostenía una violenta contienda".