El retorno de Renault a la Fórmula Uno como equipo parece inminente después que el fabricante francés anunció el lunes los planes para adquirir un paquete accionario mayoritario en la deficitaria escudería Lotus.

Renault dijo en una declaración que firmó una carta de intención con los propietarios del equipo Lotus "relativo a la adquisición potencial por parte de Renault de un porcentaje mayoritario en el equipo Lotus de la F1".

Renault, que durante meses ha mantenido conversaciones para adquirir Lotus, manifestó sus esperanzas de concretar pronto un acuerdo.

"El Grupo Renault y Gravity trabajarán conjuntamente en las próximas semanas para concretar esta gestión inicial en una transacción definitiva siempre y cuando satisfagan todos los términos y condiciones entre ellos y otras partes interesadas", anunció Renault.

El anuncio tuvo lugar horas antes de que se volviera a aplazar una audiencia judicial que involucró Lotus. El caso planteado en Londres sobre impuestos impagos tenía la posibilidad de desencadenar la designación de administradores financieros para la escudería deficitaria, pero una adquisición probablemente evitaría esa necesidad.

El aplazamiento del viernes por diez días fue el tercero en la audiencia.

Renault abandonó su propia escudería después de la temporada 2008 y desde entonces ha cumplido exitosamente el papel de abastecedor de motores. Ayudó a Red Bull a ganar cuatro campeonatos mundiales sucesivos y también suministra motores al equipo Toro Rosso.

"La firma de esta carta de intención representa el primer paso de Renault hacia el proyecto de un equipo Renault de F1 a partir de la temporada deportiva 2016, prolongando por lo tanto 38 años de compromiso de la marca con el más importante campeonato mundial del automovilismo deportivo", dijeron conjuntamente Renault y Lotus.

El retorno de Renault a la F1 representaría un importante impulso al deporte en medio de una temporada difícil que se ha visto dominada por Mercedes, con McLaren en dificultades y preocupaciones de que Red Bull pudiera retirarse después de quedar detrás de sus grandes rivales.

Con Renault, la F1 retornaría un plantel de participantes con por lo menos tres equipos de fabricantes de motores. Los otros son Ferrari y Mercedes.

El retorno al deporte notablemente costoso también representaría una apuesta de Renault en momentos de dificultades para la industria de fabricación de automotores, que ha estado en el candelero después que se reveló que Volkswagen había manipulado la información sobre emisiones de sus vehículos en Estados Unidos.