Alcoa se dividirá en dos compañías independientes, con lo que una unidad se hará cargo de sus operaciones de bauxita, aluminio y fundición y la otra se enfocará en los negocios de ingeniería, transporte y productos laminados globales.

El fabricante de metales de más un siglo de existencia ha estado lidiando con una crisis en su negocio de fundición a causa de los bajos precios del aluminio.

La división creará una compañía centrada en las materias primas, incluso el aluminio. La otra empresa se centrará en productos de ingeniería, que incluye los segmentos automotriz y aeroespacial.

La medida es parte de una tendencia más amplio de las empresas, de escindir unidades en un intento por aumentar el valor para el accionista. A menudo, la estrategia ayuda a liberar la parte más fuerte de los negocios de una empresa de su segmento más débil.

La compañía de aluminio y otras materias primas conservará el nombre de Alcoa. Aún no se ha determinado el nombre de la compañía de servicios de ingeniería.