Dos ataques aéreos lanzados por error contra una boda en Yemen dejaron el lunes 38 muertos, informaron las autoridades de seguridad yemeníes. Fueron emprendidos por una coalición encabezada por Arabia Saudí que confundió a los asistentes a la celebración con rebeldes chiíes.

Los ataques ocurrieron en al Wahga, una población cerca del estratégico estrecho de Bab el Mandeb, dijeron las autoridades que se mantienen neutrales en el conflicto que ha dividido a Yemen. Al menos 40 personas resultaron heridas, agregaron.

Un alto funcionario dijo que los ataques fueron "un error". Muchas de las víctimas eran mujeres y niños, de acuerdo con varios residentes del pueblo.

El conflicto de Yemen ha dejado a los rebeldes, conocidos como hutíes, y a las fuerzas leales al expresidente Ali Abdulá Salé contra el gobierno apoyado por los saudíes y la comunidad internacional, así como los separatistas del sur, milicias locales y extremistas suníes.

La coalición respaldada por Estados Unidos y encabezada por los saudíes ha emprendido ataques aéreos contra los rebeldes desde marzo.

Otros detalles y las circunstancias que llevaron a que la boda fuera atacada no fueron revelados de momento. La población en la que ocurrió se encuentra en la afectada provincia de Taiz, donde los civiles suelen ser víctimas de los ataques aéreos saudíes así como de los proyectiles de mortero de los rebeldes.

Sólo siete de los 21 hospitales de Taiz se encuentran abiertos pero "están completamente sobrepasados" y no cuentan con medicamentos esenciales, dijo esta semana Hassan Boucenine de Médicos Sin Fronteras, una organización mundial con sede en Ginebra.

En el conflicto en Yemen han muerto al menos 2.100 civiles, según cifras de la ONU.

Todas las autoridades y residentes hablaron bajo condición de permanecer en anonimato porque no tienen autorización para hacer declaraciones a los medios por temor a represalias.