Los milicianos talibanes se apoderaron el lunes de Kunduz, la ciudad más importante en el norte de Afganistán, después de lanzar ataques coordinados donde participaron cientos de combatientes que ahora controlan una importante área urbana por primera vez desde la invasión estadounidense en 2001.

"La ciudad de Kunduz ha caído en manos del Taliban", dijo a The Associated Press Sediq Sediqqi, portavoz del Ministerio del Interior.

La toma de la ciudad representó un duro revés para las fuerzas gubernamentales, quienes han combatido al Talibán desde que Estados Unidos y la OTAN comenzaron a darle al gobierno solo apoyo estratégico a finales del año pasado.

Fueron enviados refuerzos militares a Kunduz, donde fuerzas del gobierno lograron sofocar un importante asalto talibán a comienzos de este año.

En un asalto por varios frentes que tomó por sorpresa al ejército y las agencias de inteligencia, los insurgentes enviaron a cientos de combatientes a Kunduz --que solía ser una importante y próspera ciudad del centro de Asia_, donde capturaron edificios gubernamentales y liberaron a cientos de prisioneros.

Los residentes dijeron que los extremistas tardaron 12 horas en llegar a la plaza principal después de comenzar su ofensiva. Relataron que las imágenes del presidente Ashraf Ghani y otros líderes fueron destruidas y que fueron izadas banderas blancas talibanas. Los habitantes llegaban al aeropuerto con la idea de escapar.

Un vocero del presidente dijo en un principio que la situación en Kunduz era "fluida". Zafar Hashemi agregó que el mandatario está "en contacto constante con el mando de seguridad y defensa para guiarlos".

"Nuestra prioridad es la seguridad de los habitantes", agregó el vocero.

La organización Médicos Sin Fronteras informó que había atendido a más de 100 heridos en Kunduz desde que comenzó la ofensiva, incluso a 36 que estaban en "condición crítica, con severas lesiones en abdomen y cabeza".

La ciudad de Kunduz, capital de la provincia del mismo nombre, fue objeto de ataques de los talibanes en dos ocasiones en lo que va del año.

Los talibanes se adjudicaron el asalto a través de la cuenta en Twitter de su portavoz Zabihulá Muyahid. El mensaje afirmó que estaban entrando en hospitales de la ciudad para buscar a soldados heridos y aconsejó a los residentes de Kunduz permanecer en sus casas.

Los vecinos de la ciudad están "muy preocupados" por la situación, informó a su vez Mohamad Yusuf Ayubi, responsable del consejo provincial de Kunduz.

La provincia de Kunduz se encuentra en un cruce estratégico que conecta con los cuatro extremos de Afganistán. En el lugar se han registrado ataques insurgentes desde abril y esta es por lo menos la segunda vez que los talibanes intentaban tomar la ciudad.

Las autoridades afganas han dicho que los talibanes unieron fuerzas con otros insurgentes en el norte de Afganistán al ampliar sus combates contra el gobierno de la antes pacífica región.

La estrategia de su ofensiva este año parece centrarse en obligar a las fuerzas del gobierno a repartir sus recursos por todo el país mientras los talibanes toman el control de remotos distritos rurales, aunque sea de forma temporal.

Sin embargo, las fuerzas afganas, que luchan solas por primera vez desde la retirada de las tropas internacionales de combate el año pasado, han aguantado en su mayor parte pese a sufrir muchas bajas.