El obispo auxiliar de San Salvador, monseñor Gregorio Rosa Chávez dijo el domingo que el campo judicial de El Salvador tiene un déficit muy grande con respecto al asesinato de monseñor Oscar Arnulfo Romero y afirmó que la Iglesia católica no ha renunciado a que se investigue la muerte del arzobispo mártir.

Rosa Chávez se refirió al caso de monseñor Romero al abordar el tema de la reciente elección de los nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, y dijo que espera que "asuman su responsabilidad no solo con competencia profesional, sino con competencia moral" porque ocuparán puestos claves para el bien del país.

"Recordamos que en este campo judicial hay un déficit muy grande con respecto a monseñor Romero, hay una sentencia contra el país y una de las cosas es que se debe aclarar este crimen investigándolo seriamente, y no lo han investigado y eso es bastante grave", dijo el prelado en conferencia de prensa luego de presidir la misa dominical en la catedral metropolitana de la capital.

La Iglesia católica acudió a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, que condenó al gobierno salvadoreño, para que se reabriera la causa judicial y se aplicaran acciones reparadoras.

En marzo de 2010 el entonces presidente Mauricio Funes (2009-2014) reconoció la responsabilidad histórica del Estado en el asesinato de monseñor Romero, que aseguró "fue víctima de la violencia ilegal que perpetró un escuadrón de la muerte" y pidió perdón.

Pero está pendiente la derogación de una ley de amnistía que impide que sean juzgados los involucrados en el crimen.

"Estamos con deudas pendientes y deudas pendientes en temas fundamentales, una es los magnicidios y sobre todo de monseñor Romero", agregó.

Romero fue asesinado mientras oficiaba misa el 24 de marzo de 1980 cuando un desconocido le disparó al corazón desde un vehículo estacionado frente a la entrada principal de una capilla de un hospital para enfermos de cáncer.

Un informe de la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas, creada poco después de los acuerdos de paz, determinó que el autor intelectual del crimen fue el mayor Roberto d'Aubuisson, fundador del partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) que gobernó el país durante 20 años (1989-2009).

El 24 de mayo, 35 años después de que fuera asesinado, la Iglesia católica elevó a Romero a la categoría de beato y mártir de la fe.

Rosa Chávez afirmó que la iglesia quiere perdonar a los asesinos de Romero, pero señaló que "el elemento justicia es condición para el elemento perdón" y reiteró que "no hemos abandonado la petición que se investigue el caso oficialmente, lo cual repito, no se ha hecho".