Tres involucrados en el secuestro de 12 jóvenes en 2013 en un bar de Ciudad de México y cuyos cuerpos fueron encontrados meses después en una fosa clandestina, han sido condenados a 1.560 años de prisión, informaron autoridades.

La fiscalía de la capital mexicana indicó el domingo en un comunicado que Ernesto Espinosa, José de Jesús Carmona y Victor Manuel Torres fueron considerados por el juez responsables del delito de privación ilegal de la libertad agravado con violencia y por el hecho de que posteriormente las víctimas fueron asesinadas.

Entre los detenidos estaban socios del bar, policías de la capital y supuestos integrantes de pandillas pero la nota de prensa no aclara quiénes son los tres condenados a los que también se les impuso una multa de más de cinco millones de pesos (unos 300.000 dólares).

El secuestro ocurrió el 26 de mayo de 2013 a plena luz del día en el bar Heaven, a sólo una cuadra del Paseo de la Reforma, una de las arterias principales y más concurridas de la capital mexicana.

El caso sacudió la imagen de la ciudad como una de las zonas más seguras de México, relativamente libre de violencia vinculada al crimen organizado que ha afectado a otras localidades del país donde carteles de las drogas se han visto envueltos en batallas por el control de territorios y rutas de tráfico.

Las autoridades de la capital consideraron que el secuestro y posterior asesinato de los jóvenes se debió a una disputa entre pandillas rivales dedicadas al narcomenudeo en bares y centros nocturnos.

Varios de los plagiados eran del barrio popular de Tepito en el centro de la ciudad, considerado como uno de los vecindarios más peligrosos de la urbe y el principal mercado de comercio ilegal de Ciudad de México.