Cientos de miles de peregrinos abarrotaron Filadelfia el domingo para asistir a una misa oficiada por el papa Francisco en el último día de su primera visita a Estados Unidos. Estas son algunas de sus historias:

___

LARGAS FILAS

Muchos peregrinos que no llegaron demasiado temprano para la misa papal del domingo tuvieron que pasar por un extenso operativo de seguridad.

Pero varios enfrentaron el proceso con inmensa calma e incluso con humor.

Maureen McBride, una abogada de Filadelfia de 55 años de edad, estuvo formada tres horas acompañada de sus dos hijas, cuando se dio cuenta que posiblemente no llegaría al evento.

"Probablemente lleguemos tarde a misa, pero eso no es nada nuevo", dijo.

___

EL PAPA EN PANTALLA GIGANTE

Muchos de los asistentes tuvieron que conformarse con lugares lejanos del altar y siguieron la ceremonia desde algunas de las 40 pantallas gigantes, aunque seguían sintiéndose agradecidos.

John y Mimi Miller, de Wallingford, Pennsylvania, tenían preciadas entradas para la vista frontal pero abandonaron sus intentos de superar las largas filas de seguridad ante el temor de no llegar a tiempo para el inicio de la misa.

No se arrepintieron de quedarse a ver el evento en las pantallas gigantes.

"Estar tan cerca de él es una experiencia espiritual", dijo John Miller.

___

POR UNA AMIGA ENFERMA

Dotty Andalora soportó las fuertes medidas de seguridad y casi le confiscaron su cámara para ver a Francisco el domingo... y ella ni siquiera era católica.

Andalora, de 55 años, de Nueva Jersey, dijo que vino en representación de su amiga Louise Gatti-Russell, quien sufre un cáncer avanzado de mama y que recientemente desarrolló cáncer de pulmón.

Ambas son amigas desde 1984, y Andalora dijo que haría cualquier cosa por su amiga Weez, cuyo sistema inmune estaba demasiado debilitado para asistir al evento.

"Amo a este papa", dijo. "Espero encontrar un milagro para mi amiga".

___

DOCTORA FIEL

Cielito Mariani, una médica que trabaja en investigación clínica, dijo que la fe es una parte integral de su vida y su obra.

La investigadora dijo haber visto cómo personas sanas se enferman aparentemente de la nada y cómo los enfermos viven más allá de sus pronósticos.

Mariani, de 40 años, originaria de Puerto Rico pero residente en Bensalem, un suburbio de Filadelfia, dijo creer que la religión tiene una explicación.

"Hay algo más grande que la ciencia, más grande que los médicos", declaró Mariani el domingo mientras esperaba la llegada del papa para una misa por la tarde.

___

EL PAPA PRIMERO

Mike y Barbara Kaiser, de Filadelfia, se habían mantenido alejados de los actos papales del sábado ante las advertencias de que las restricciones de tránsito y seguridad dificultarían los desplazamientos.

Después vieron la cobertura papal por televisión y decidieron venir.

"Estuvimos llorando, era muy hermoso", declaró Mike. "Nos miramos y dijimos tenemos que ir".

Ambos dijeron que fue tranquilo viajar en tren el domingo a la ciudad.

___

LA ESPERANZA DE TENER UN BEBE

Sarah y Terrence Williams, de 36 años, de Williamstown, Nueva Jersey, llevan más de un año intentando tener un bebé.

Los médicos les dijeron que será un desafío lograrlo. Ambos esperaban que asistir a la misa papal pueda concederles el milagro.

"Esperamos la bendición papal", dijo Terrence Williams. "Esperaremos a que pase y que sólo su reconocimiento sea la bendición que necesitamos para que se nos conceda nuestro milagro".

___

ACEPTANDO EL MENSAJE DEL PAPA

Myrian Preite es una ingeniera civil de 32 años que llegó de Colombia a los Estados Unidos hace 16 años.

El domingo se mantuvo junto a una barricada en el bulevar Benjamin Franklin con su bandera colombiana, esperando la misa del papa Francisco.

Cuando llegó a Estados Unidos estaba tan avergonzada de su acento que no le gustaba hablar inglés. Pero ella le daba crédito a fe católica, inculcada por sus padres en su nativa Bogotá, por haber tenido el valor de sobreponerse a ese miedo.

El mensaje de Francisco a los estadounidenses de aceptar a los migrantes es uno que le toca fibras muy profundas, dijo.

"Es algo que dijo", señaló. "Debemos estar orgullosos, aceptar ambas vidas. Soy una gran aficionada de los Eagles, pero veo el fútbol. Celebro el Día de Acción de Gracias, con pavo y todo. Pero también festejo el Día de la Independencia de Colombia".

____

La periodista de Associated Press Natalie Pompilio contribuyó a este despacho.