La foja perfecta del Inter de Milán en esta campaña quedó hecha trizas el domingo, con una goleada por 4-1 ante la visitante Fiorentina, que escaló así a la cima de la Serie A italiana.

Nicola Kalinic anotó tres goles y provocó que le cometieran un penal, convertido por Josip Ilicic, para el primer tanto del encuentro, apenas a los cuatro minutos.

El argentino Mauro Icardi hizo el tanto del honor a los 60 minutos, por un Inter que se quedó con 10 jugadores.

"Estar trabajando aquí, con este equipo, es maravilloso", comentó el técnico de la Fiore, Paulo Sousa. "Tenemos continuidad, jugamos bien atrás y somos eficaces adelante. Hay equipos que han invertido mucho y que tienen metas distintas a las nuestras, pero no voy a claudicar y seguiré diciendo que podemos ganarle a cualquiera".

Los "nerazzurri" habían recibido apenas un gol en sus primeros cinco compromisos de la Serie A, pero se vieron en desventaja por 3-0 apenas a los 23 minutos, durante una primera mitad de pesadilla en la que, además, el brasileño Joao Miranda fue expulsado a los 31 minutos.

"Nada cambia para nosotros", aseguró el entrenador del conjunto milanés, Roberto Mancini. "Ya teníamos los pies sobre la tierra, y esta derrota no es una lección para nosotros".

Fiorentina se colocó arriba del inter en la tabla por diferencia de goles. Es la primera ocasión en que el conjunto de la Toscana encabeza la tabla desde febrero de 1999, cuando superó al Milan.

Inter y la Fiore tienen 15 puntos, dos más que Torino equipo que se impuso 2-1 a Palermo pese a concluir el encuentro con nueve hombres.

Sassuolo, que igualó 1-1 ante Chievo Verona, se colocó un punto atrás. Lazio acumula también 12 unidades, luego de remontar con 10 jugadores para para imponerse 2-1 al Hellas Verona por primera ocasión en 24 años.

Gregoire Defrel puso en ventaja a Sassuolo a los 3 minutos y Alberto Paloschi empató a los 24.

Lazio superó una desventaja inicial. El argentino Lucas Biglia anotó uno de los goles de penal.

Udinese también dio vuelta su marcador para derrotar por el mismo marcador a Bologna poniendo fin a una racha de cuatro derrotas.

Milan, con diez hombres, perdió 1-0 en Génova.

Tanto Sassuolo como Chievo sabían que podían subir con un triunfo en el estadio Mapei.

Sassuolo empezó con el pie derecho abriendo el marcador con un certero cabezazo de Defrel. Chievo empató once minutos después cuando un remate de cabeza de Paloschi superó al arquero rival en un rincón. El gol fue concedido después de momentos de deliberaciones en el cuerpo arbitral. Las repeticiones por televisión mostraron que la decisión fue correcta.

Torino había padecido su primera derrota de la temporada a mediados de semana contra Chievo y casi se encontró en desventaja faltando cinco minutos para el descanso cuando un tiro libre de Aleksandar Trajkovski hizo astillas el travesaño.

En cambio Torino tomó ventaja a los 44 minutos cuando el argentino Maxi López intentó rematar y el defensor de Palermo Gianzarlo González falló en el rechazo y la introdujo en su propio arco.

Marco Benassi aumentó la ventaja de Torino con una volea sensacional tras recibir de Maxi López a los 48.

A los 61 Palermo perdió un hombre cuando Cristian Molinaro fue expulsado por dos tarjetas amarillas. Y a los 71 González compensó su gol en contra con un gol a favor.

En el último minuto Torino perdió un segundo jugador cuando Joel Obi recibió tarjeta roja por infracción sobre Franzo Vázquez. Palermo estuvo a punto de empatar pero el remate de cabeza de Aljaz Struna, al conectar centro de Oscar Hiljemark, salió por sobre el travesaño.