Las platillas de sus zapatos le costaron a Eluid Kipchoge la oportunidad de superar el récord mundial pero no le impidieron ganar el domingo el maratón de Berlín.

Pese a los problemas que enfrentó desde el primer kilómetro con las plantillas que se le deslizaban, el keniano ganó la carrera con un mejor tiempo personal de 2 horas 4 minutos.

Las plantillas se le empezaron a salir al llegar a los 20 kilómetros mientras llevaba la delantera con su compañero de entrenamiento Emmanuel Mutai y el ganador del 2012, Geoffrey Mutai.

Geoffrey Mutai, que no está emparentado con Emmanuel, se rezagó a la altura de los 30 kilómetros y Kpichoge atacó dos kilómetros después.

"No tenía tiempo de quitarme las suelas", afirmó Kipchoge, que buscaba superar la marca mundial de su compatriota Dennis Kimetto con 2:02:57 lograda aquí el año pasado. "El récord mundial era mi objetivo. No lo logré pero volveré el año próximo".

En su sexto maratón de Berlín, el keniano aventajó holgadamente a su compatriota Eliud Kiptanui con 2:05:22 y el etíope Feyisa Lilesa 2:06:57. Todos los tiempos eran extraoficiales por el momento.

"Desde el primer kilómetro tuve problemas con mis suelas", afirmó el ganador. "De todos modos estoy muy satisfecho con mi triunfo. Me encantan el trayecto de Berlín y la gente. Me encantaría regresar y correr más rápido".

Emmanuel Mutai llegó cuarto y Geoffrey Mutai quinto, delante del canadiense Reid Coolseat.

Kipchoge rebanó 5 segundos de su anterior mejor marca personal y 42 segundos de la anterior mejor marca del año que él mismo había establecido en el maratón de Londres el 26 de abril.

Kipchoge no culpó a su patrocinador. "Probé el zapato, probé muchos pares de Nike. Creo que este es el mejor zapato", afirmó el corredor de 30 años. "La plantilla no estaba pegada. Usé el mismo par en Kenia y estuvo bien".

Gladys Cherono de Kenia ganó la competencia femenina con 2:19.25 delante de las etíopes Aberu Kebede, Meseret Hailu y Tadelech Bekele.

Fue el primer triunfo de Cherono en apenas su segundo maratón.

Más de 41.000 corredores de 131 países se inscribieron para la carrera.