Nepal comenzó a imponer el domingo restricciones al uso de vehículos luego de que un bloqueo de camiones de carga a lo largo de la frontera con India afectó gravemente los suministros de productos esenciales, especialmente de combustible.

Funcionarios nepaleses dijeron que los conductores podrán usar sus automóviles un día pero no el siguiente, según el último dígito de su placa. Los camiones que transportan bienes desde la vecina India dejaron de entrar a Nepal la semana pasada, después de fuertes protestas como resultado de la adopción de una nueva Constitución.

El funcionario del Ministerio de Suministros Siva Tripathi dijo que agentes de seguridad y de aduanas de India bloquearon la salida de camiones indios a Nepal, citando órdenes de Nueva Delhi.

"El transporte ha llegado a un alto total desde el jueves, así que estamos frente a la escasez de algunos artículos de primera necesidad, entre ellos los productos derivados del petróleo", agregó Tripathi.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de India niega que se hayan ordenado restricciones a los proveedores indios y culparon a las protestas en Nepal por la alteración del movimiento de los camiones con combustibles, medicina, azúcar, sal y alimentos.

Nepal, una pequeña nación del Himalaya, depende en gran medida de los suministros procedentes de India, su vecino gigante.

Aunque muchas personas en Nepal han acogido con satisfacción la nueva Constitución, que entró en vigencia la semana pasada, algunos grupos étnicos se oponen a los límites que se establecieron para siete estados federales. Otros opositores quieren que Nepal se vuelva un estado hindú y que no sea secular, como lo exige la Carta Magna.

Las protestas están menguando, pero la violencia relacionada con ellas ha matado al menos a 45 personas en las últimas semanas.

La embajada india en Nepal dijo en un comunicado que los comerciantes y transportistas indios han tenido dificultades para moverse dentro de Nepal y que tienen temores por su seguridad, como miedo de que sus camiones sean saqueados por manifestantes si no cuentan con escolta de seguridad.

Nueva Delhi alega que no se han cumplido las aspiraciones de grupos descontentos en las llanuras que bordean con suelo indio y que la violencia podría extenderse a India, donde trabajan muchos nepalíes.