El gobierno de Burkina Faso solicitó a sus ciudadanos que se abstengan de agredir a los miembros de la guardia presidencial que protagonizaron un golpe de Estado a principios de mes.

El gobierno dijo el sábado por la noche que la gente debe mantener la calma, pues esa unidad de élite ya fue disuelta. La advertencia se produjo en respuesta a informes de que miembros de la guardia presidencial y sus familias estaban siendo atacados.

El presidente interino, Michel Kafando, anunció el viernes la disolución del grupo militar de élite. El ejército ha comenzado a recolectar las armas de esa unidad y dijo que tomará días para desarmar completamente al grupo.

Varios miembros de la guardia presidencial arrestaron a Kafando y al primer ministro interino el 16 de septiembre, antes de anunciar el golpe de Estado.

El general Gilbert Diendere tomó el poder durante unos días. El gobierno de transición se reinstaló el miércoles.