Diecisiete migrantes sirios fallecieron ahogados ante la costa turca tras el naufragio de la balsa en la que viajaban hacia la isla griega de Leros, dijo un funcionario.

La Guardia Costera de Turquía rescató a otros 20 refugiados sirios a primera hora del domingo, dijo el gobernador de la provincial de Mugla, Amir Cicek, a la agencia de noticias estatal Anadolu. No había desaparecidos.

Los 37 migrantes sirios habían embarcado en la localidad turística de Gumusluk, en la península de Bodrum. La balsa se hundió poco después de abandonar la orilla.

Las autoridades están investigando el accidente, agregó el gobernador.