Los partidos secesionistas que impulsan la independencia de la región de Cataluña, en el norte de España, para que se convierta en una nueva nación del Mediterráneo, ganaron el domingo una histórica votación en la que obtuvieron la mayoría en el parlamento local, lo que prepara el escenario para un posible enfrentamiento con el gobierno central en Madrid.

Con 99% de los votos escrutados, el grupo de partidos secesionistas "Juntos por el Sí" lograba 62 de las 135 bancas del parlamento. Si ese bloque une fuerzas con el partido independentista Candidatura de Unidad Popular, de izquierda, que obtenía 10 escaños, tendrá los 68 necesarios para impulsar su plan para que Cataluña se independice de España en el 2017.

Sin embargo, el CUP había dicho reiteradamente que se sumaría a la campaña independentista sólo si los partidos secesionistas captaban más del 50% del voto popular.

El bloque independentista obtuvo alrededor del 46% de los sufragios debido a una peculiaridad de la ley electoral, la cual concede una proporción más alta de bancas legislativas a las zonas rurales que tienen menor número de votantes.

Aun así, el presidente de la generalidad de Cataluña, Artur Mas, proclamó la victoria ante una multitud jubilosa que lo interrumpió en ocasiones con ovaciones y gritos de "¡independencia!"

Muchos catalanes que apoyan la separación de España afirman que su región industrializada, que aporta casi una quinta parte del producto interior bruto del país, paga demasiados impuestos y recibe proporcionalmente menos inversión gubernamental.

"Como demócratas estábamos dispuestos a aceptar la derrota y ahora exigimos que ellos acepten la victoria de Cataluña y la victoria del 'sí''', afirmó.

"Tenemos mucho trabajo, no afloremos... Hemos ganado y eso nos da una enorme fuerza para tirar adelante este proyecto", apuntó.

Los detractores afirman que las fuerzas que apoyan la independencia fracasaron en legitimar su campaña secesionista ante el resultado de la elección.

"Perdieron las elecciones como un referendo de facto porque no obtuvieron el 50% de los sufragios. Mas debería renunciar", dijo el candidato Carlos Carrizosa, del partido Ciudadanos, que se opone a la independencia y obtuvo el segundo número más alto de bancas.

El dirigente de Candidatura de Unidad Popular, David Fernández, insistió en una entrevista por televisión que su partido "no será el que le falle a la independencia".

___

Harold Heckle informó desde Madrid. Alan Clendenning contribuyó a este despacho desde Madrid.