El papa Francisco y miles de admiradores disfrutaron de las actuaciones musicales de la Reina del Soul, Andrea Bocelli y otros al final de su primera jornada en Filadelfia, la última etapa de su primer viaje a Estados Unidos.

Aretha Franklin lideró un cartel lleno de estrellas en el Festival de las Familias, uno de los eventos organizados por el Encuentro Mundial de Familias patrocinado por el Vaticano. El Encuentro es la razón de la visita del pontífice a la ciudad tras pasar por Washington y Nueva York.

El concierto incluyó canciones, rezos y testimonios de personas de distintos continentes sobre las alegrías y los retos que supone la vida en familia. Entre ellos había una pareja argentina que celebraba su 60 aniversario de bodas.

Luego de cada intervención, el papa les saludaba y hablaba con ellos, y más tarde se dirigió a la multitud para hablar sobre la importancia de las familias, instando a la gente a tener especial cuidado de los niños y los mayores.

"En la familia hay dificultades, pero esas dificultades se superan con amor", dijo en un discurso improvisado en español. "El amor es fiesta, el amor es gozo, el amor es seguir adelante".

La cantante folk Marie Miller, la banda estadounidense de rock The Fray y el colombiano Juanes subieron también al escenario de un acto presentado por el actor Mark Wahlberg.

Wahlberg dijo que gracias a la fe y a un sacerdote de su parroquia dio un giro a su vida tras una infancia difícil en Boston que incluyó una adicción a la cocaína y una serie de ataques por motivos raciales durante su adolescencia.

"Atribuyo todo mi éxito a mi fe católica", dijo ante el auditorio. "Mi fe me ha dado la capacidad de ser un buen padre, un buen marido y lo más importante, una buena persona".

Franklin, conocida por su éxito "Respect", interpretó "Amazing Grace". La artista de 73 años había dicho con anterioridad que tenía previsto agasajar al papa con una caja con los sermones de su padre, el predicador y activista por los derechos civiles C.L. Franklin. Más tarde volvió a salir a escena para cantar "Nessun Dorma" de la ópera "Turandot", algo que pretendía fuese una sorpresa, pero para entonces Francisco ya había abandonado el acto.

Bocelli, cuya interpretación de "The Lord's Prayer" estuvo acompañada por la Orquesta de Filadelfia y la coral Philadelphia Heritage, ha descrito a Francisco como "una bendición para el mundo".

"Este viaje representa para Estados Unidos una valiosa oportunidad para abrazar a este gigante, un hombre de Dios, un regalo del cielo, un punto de referencia y una fuente providencial de esperanza para nuestro mundo", dijo. Bocelli también volvió a actuar luego de la marcha del pontífice.

Antes de la llegada de Francisco, Sister Sledge realizó una versión especial de la exitosa "We Are Family", que modificó para dar cabida a todos los géneros y proclamar: "I've got all my sisters and my brothers with me" ("Tengo a todas mis hermanas y hermanos conmigo"). Se refirió a Jesús como "el camino, la verdad, la luz".

El cómico Jim Gaffigan también entretuvo a los asistentes antes de la arribara el papa. Gaffigan acude a misa todas las semanas con su esposa y sus cinco hijos y acostumbra a hacer referencias a su catolicismo en sus monólogos y en su serie TV Land.

Hacia el final del concierto, Juanes se unió al Pennsylvania Girlchoir y al Keystone State Boychoir para cantar, tanto en inglés y como en español: "This world needs more love. This world needs more love. This world just needs more love" ("Este mundo necesita más amor").