Humilde. Comprensivo. Genuino. Empático. Esas palabras han sido usadas con frecuencia esta semana para describir al papa Francisco.

Para el rabino David Ingber, hubo otro adjetivo clave.

"Es un papa tierno", dijo Ingber, quien dirige la congregación Kehilat Romemu en el Upper West Side de la ciudad de Nueva York, donde se sintió obligado a hablar de la visita del papa durante los servicios del Yom Kippur.

"Tiene 78 años, y ha sido ablandado, no endurecido, por la vida... Su corazón está abierto de par en par. Su sonrisa parece cálida y genuina. Se siente real y de fácil alcance. Predica con el ejemplo. Se sale del guion para seguir a su corazón".

"La gente con poder", agregó Ingber, "usualmente son los que no son tiernos. Pero mira lo que está pasando: es una revolución de ternura", dijo, en referencia a las palabras con que el pontífice cerró su visita a Cuba, la escala previa a su viaje a Estados Unidos.

El papa Francisco, en su primera visita a Estados Unidos, ha cautivado a muchos estadounidenses, muchos de ellos sin importar religión, edad o educación. Las razones son muchas: desde sentirse conmovidos por sus gestos de bondad --como salirse de su auto para bendecir a un niño en silla de ruedas, como lo hizo el sábado en Filadelfia-- hasta pronunciar mensajes que llegan incluso a personas que no se identifican con una religión.

Umit Celebi es uno de muchos estadounidenses que dicen que no tienen lazos con la religión organizada, un grupo que representa una cuarta parte de la población del país. Está en desacuerdo con la postura del papa en temas como el matrimonio gay y el aborto. Pero se emocionó con un encuentro fortuito con el que muchos llaman "papa rock star".

Al salir de su apartamento la mañana del viernes para comprar un café, se encontró en medio de un grupo de personas justo cuando el vehículo del papa apareció en la calle donde Celebi vive, para dirigirse al monumento al 11Sep.

"La ventana estaba abierta y nos miró directamente", relató Celebi. "Estaba sonriendo. Definitivamente cruzamos miradas".

Celebi dijo que admira al papa por ser un hombre que claramente entiende su posición.

"Seas o no un creyente, siempre es importante ver a alguien que está comprometido con su mensaje las 24 horas del día", dijo Celebi. "Y su mensaje es... no olvidar a los pobres. Y viene y dice eso en un país donde algunos ven la pobreza como un defecto moral".

Otra palabra que surge con frecuencia es "auténtico".

"La gente en verdad cree que así es él", dijo Phillip Thompson, director ejecutivo del Centro de Teología Aquinas, de la Universidad Emory. "En un mundo que es tan cínico, donde constantemente somos bombardeados por falsedad, estamos viendo a alguien auténtico, y esto no es nuevo para él. Ha sido así toda vida adulta".

Durante un panel de discusión en su centro hace unos días, Thompson dijo que varias personas mencionaron que el discurso del papa en el Congreso los hizo llorar. "Cuando tocas a las personas de manera tan profunda en el corazón, has logrado algo", agregó.

También señaló que el papa ha sido directo pero no pendenciero. "No evadió algunos temas serios, como la pena capital", dijo. "Pero en esta época llena de ira, él habla desde una posición de amistad y amor, e integridad. Eso es diferente".

Muchos han señalado que Francisco atrae a personas de todas las edades. El viernes, dos jóvenes de 16 años entraron a la misa en el Madison Square Garden mientras los adultos que las acompañaban los esperaban afuera. Sólo había dos boletos, y fueron para las jóvenes.

"Mi hija está muy motivada por él", dijo Aimee Skiff, de Cairo, Nueva York, cuya hija, Morgan, estaba dentro con una amiga. "Es maravilloso que pueda atraer a la juventud. Nuestro sacerdote sintió que era importante que los jóvenes tuvieran esta oportunidad".

La amiga de Skiff, Barbara Koerner-Fox, trató de poner en palabras por qué el papa es tan popular.

"Parece tan amable y generoso", dijo. "¿Sabes? No puedo decir exactamente qué. Simplemente es... muy diferente".

___

Noveck reportó desde Nueva York.