Dos periodistas anunciaron que dejarán el periódico satírico francés Charlie Hebdo, cuya redacción fue diezmada en enero en una violenta masacre.

El director artístico Luz dijo en mayo que planeaba acabar con su carrera como caricaturista en Charlie Hebdo. En la edición de esta semana, dio a conocer que la próxima semana sería su última.

El escritor Patrick Pelloux dijo durante una entrevista el sábado que también se iba, "probablemente" en enero.

Charlie Hebdo se burlaba de las religiones, incluido el profeta musulmán Mahoma. Luz, quien sólo utiliza un nombre, dibujó la caricatura de portada, un lloriqueante Mahoma que decía "Todo está perdonado" en la edición que siguió el ataque al periódico del 7 de enero por los extremistas islámicos en que murieron 12 personas. Un segundo ataque dos días después en una tienda de abastecimiento kosher en París mató a otros cinco. Las tres personas que dispararon las armas de fuego murieron en enfrentamientos con la policía.

"Si decidí dejar de escribir es porque... algo terminó", Pelloux le dijo a la estación de radio estudiantil Web7Radio. "Tienes que saber darle la vuelta a la página un día".

Agregó que aquellos que se escaparon de la masacre realmente no son sobrevivientes porque "una parte de nosotros se acabó en esos ataques".

El periódico provocó otro alboroto recientemente con una caricatura que representaba al migrante sirio de tres años Aylan Kurdi, cuyo cuerpo apareció en una playa turca, con un letrero que decía "Tan cerca de la meta", con los arcos de McDonald y el payaso Ronald McDonald.

Luz respondió al alboroto en la edición más reciente del periódico al decir que la caricatura de Riss tenía el objetivo de burlarse de "nuestra sociedad liberal e hipócrita" que necesita la foto de un niño muerto para ser conscientes de las dificultades de los migrantes.

Las ventas del irreverente periódico aumentaron mucho después del ataque de enero. Pero el miembro del equipo Zineb el-Rhazoui le dijo al canal iTele TV el sábado que las renuncias más recientes son una señal de "malestar" en Charlie Hebdo.