Ante la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente cubano dijo el sábado que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre su país y Estados Unidos constituye "un gran avance", pero que el bloqueo económico norteamericano contra la isla sigue siendo el obstáculo principal para el desarrollo de su país.

Raúl Castro habló durante una reunión cumbre de líderes mundiales para la adopción de un plan ambicioso que busca erradicar la extrema pobreza en 15 años y otros objetivos de desarrollo global. El discurso fue su primera comparecencia ante el organismo mundial.

La Asamblea General votará a principios del próximo mes para exigir el fin del embargo estadounidense, pero funcionarios estadounidenses revelaron a The Associated Press que esta vez, el gobierno norteamericano podría abstenerse en lugar de votar en contra de la resolución.

Castro dijo que el embargo "es rechazado por los 188 estados miembros de la ONU".