Ambientalistas solicitaron el viernes a una jueza federal que evite que el Servicio Nacional de Pesca Marina permita que pescadores en Hawái atribuyan a territorios de Estados Unidos la captura del atún de ojo grande.

Argumentan que la agencia permite que los pescadores eviten acuerdos internacionales cuyo objetivo es controlar la sobrepesca de una especie popular de atún conocida como ahi.

El abogado de Earthjustice, David Henkin, dijo a la jueza federal Leslie Kobayahi, que el servicio de pesca actuó de forma ilegal cuando creó un marco que permitía que pescadores de palangre de Hawái registraran parte de su pesca como si hubiera sido capturada por pescadores en Guam, las Islas Marianas del Norte y Samoa Americana.

"Esto permite que pesquen sin límites", dijo Henkin durante una audiencia en la corte federal tras una moción presentada por Earthjustice a nombre del Consejo de Conservación de Hawái y otros grupos ambientalistas.

Bradley Oliphant, un abogado del Departamento de Justicia de Estados Unidos que representó al servicio de pesca, dijo que la agencia estudió cuidadosamente los efectos sobre el medio ambiente del traspaso de la cuota. Dijo que el acuerdo cumple con los requerimientos de las leyes de pesca y ambientalistas de Estados Unidos.

La Comisión de Pesca del Pacífico Occidental y Central, formada por 26 miembros y que regula la pesca desde el este y sureste de Asia hasta las aguas que rodean Hawái, fijó un límite de 3.500 toneladas métricas para pescadores con palangre en Hawái este año. Es un 7% menos que el año pasado.

El Servicio Nacional de Pesca Marina aplica normas en Estados Unidos.

La agencia propuso normas que permitirían que pescadores con palangre en Hawái capturaran más atún de ojo grande al pasar parte de su pesca a flotas territoriales, que no enfrentan a los mismos límites de la comisión.

A cambio, la flota con palangre en Hawái pagaría dinero a esos territorios para apoyar el desarrollo de la pesquería local.