La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) dijo el viernes que pondrá en marcha cambios radicales en la forma en la que realiza pruebas de emisión de diesel tras ser engañada con software clandestino en los autos Volkswagen por siete años.

En una carta dirigida a empresas automotrices, la EPA dijo que efectuará pruebas en carretera en las que "usará ciclos de manejo y condiciones que se podrían encontrar razonablemente en una operación y uso normal para los propósitos de investigar un posible aparato engañoso" similar al usado por Volkswagen.

Las pruebas se agregarán a los análisis de emisiones que se realizan regularmente, agregó la EPA.

El avanzado programa de VW permitió que sus autos pasaran pruebas de laboratorio y que emitieran su contaminación a la atmósfera después, cuando estaban en carretera. Los cambios anunciados el viernes están diseñados para detectar software y otros métodos que las fabricantes de autos podrían usar para engañar.

"Queremos asegurarnos de que este sea un caso único", dijo el viernes la administradora de la EPA Gina McCarthy.

La agencia va a "revisar los demás modelos exhaustivamente y hacer el resto de las pruebas que necesitamos para asegurarnos de que no haya aparatos de software u otras maneras de engañar al sistema de emisiones", dijo McCarthy.

La revelación sobre VW también puso a la EPA bajo escrutinio. Sus pruebas han sido criticadas por predecibles y anticuadas, lo que hizo relativamente fácil a VW engañarla.

La EPA no descubrió inicialmente el problema, los investigadores en la Universidad de West Virginia lo hicieron usando una prueba en carretera que la EPA no realizaba.

El senador Bill Nelson dijo sentirse frustrado de que las agencias reguladoras como la EPA no puedan proteger a la población. "Siete años es demasiado tiempo en el que la EPA ha estado dormida", dijo.

El caso de VW es similar a los que han involucrado a los interruptores de encendido defectuosos de General Motors y las bolsas inflables explosivas de Takata Corp., con los cuales también pasaron años antes de que fueran revelados a los consumidores, dijo Nelson.

"Cuando hay ese tipo de engaño necesitamos que estas agencias lo puedan detectar e impedir", dijo.

Chris Grundler, director de la oficina de transporte y calidad de aire de la EPA, defendió las pruebas de la agencia argumentando que los vehículos de pasajeros con motores diesel suman menos del 1% de todas las emisiones de vehículos de dióxido de nitrógeno y otros contaminantes.

"No es una cuestión de equipo, o tecnología, o capacidad, es una cuestión de cómo usamos esos recursos", dijo Grundler a periodistas el viernes.

La EPA dice que cerca de 500.000 autos en Estados Unidos incluyendo modelos Jetta, Golf, Beetle, Passat y Audi A3 tienen el software engañoso y VW dijo que un total de 11 millones de autos lo tienen en el mundo.

VW comenzó su ardid en 2009, y quizá no habría sido descubierta sin la investigación de la Universidad de West Virginia a nombre del Consejo Internacional para el Transporte Limpio, un grupo sin fines de lucro que da observaciones a los gobiernos sobre sus leyes. Los reguladores de la EPA y California confrontaron a VW con sus resultados en 2014. Y la fabricante de autos retiró algunos modelos el año pasado sin mejorar mucho, dijo la EPA.

Sólo cuando la EPA y la Junta de Recursos Atmosféricos de California se negaron a aprobar que salieran a la venta los modelos diesel de VW para 2016 la compañía admitió este mes lo que había hecho.

____

Krisher reportó desde Detroit. Lorne Cooks en Bruselas contribuyó a este despacho.