Los ataques aéreos de la coalición que encabezan los saudíes contra los rebeldes chiíes en Yemen así como la lucha en tierra entre la insurgencia y los combatientes que apoyan al gobierno en la provincia de Taiz, en el sur, han dejado al menos 13 muertos y decenas de heridos, informaron las autoridades el viernes.

Tres menores perdieron la vida en las incursiones aéreas en la capital de la provincia, Taiz, mientras que 10 combatientes de ambos bandos perecieron en la lucha en tierra en las afueras de la ciudad, dijeron autoridades de seguridad y de hospitales que permanecían neutrales en el conflicto en Yemen.

En la guerra interna en Yemen, los rebeldes conocidos como hutíes y las fuerzas leales al expresidente Alí Abdulá Salé combaten a las fuerzas del gobierno internacionalmente reconocido, que tiene el apoyo de Arabia Saudí así como a los separatistas en el sur, a decir, grupos armados locales y extremistas suníes.

Los hutíes, que controlan gran parte de la provincia de Taiz, han sitiado en las últimas semanas la ciudad del mismo nombre, la tercera más grande de Yemen, donde las fuerzas que apoyan al gobierno establecieron un campamento, dijeron funcionarios independientes de seguridad.

El ataque terrestre del viernes fue un intento por reingresar en la ciudad, según las fuentes.

Los hutíes atacaron el miércoles tres caravanas internacionales de asistencia que transportaban medicinas y alimentos a la ciudad de Taiz desde el puerto de Hodeida.

"Es casi imposible el envío de asistencia a Taiz", informó Hassan Boucenine, del grupo Médicos Sin Fronteras (MSF), con sede en Ginebra. "Hasta hace un par de semanas, eran posibles algunos envíos, pero ya no", agregó.

Como resultado, los habitantes de Taiz "carecen de medicamentos o verduras", declaró el activista de derechos humanos Abdel-Baset al-Samei.

___

El periodista de The Associated Press Nour Youssef en El Cairo contribuyó a este despacho