Un hombre en Detroit cuyos perros pit bull atacaron salvajemente a una persona que perdió dos extremidades y una oreja fue sentenciado el viernes a dos años de libertad condicional, en tanto que el juez censuró una ley estatal que le impidió enviarlo a prisión.

En un acuerdo con la fiscalía, Derick Felton, de 62 años, se declaró culpable este mes de tener animales peligrosos que causaron heridas graves.

Se prohibió a Felton poseer cualquier animal y podría ser encarcelado seis meses al término de su libertad condicional si no acata las restricciones judiciales dictadas en su contra.

"Usted no sólo debía aceptar su responsabilidad sino ser puesto tras las rejas", declaró el juez Michael J. Callahan. Sin embargo, "no fue posible en este caso", agregó.

Callahan declaró que fueron rechazados sus intentos para imponer a Felton un castigo mayor a lo previsto en las normativas de sentencias.

Debido al ataque de los perros ocurrido en el otoño pasado, Steve Constantine, de 51 años, perdió la mayor parte de su brazo izquierdo, la parte que estaba abajo de su rodilla izquierda y la oreja izquierda.

Constantine fue atacado por los perros de Felton cuando intentaba alimentarlos.

La policía mató a un perro en el lugar. Otros 11 perros pit bull o que tenían mezcla de pit bull fueron capturados y sacrificados.

En mayo, un juez concedió una indemnización de 100 millones de dólares a Constantine en un caso civil, pero previsiblemente será imposible cobrar esa cantidad al afectado.

Constantine no pudo asistir a la audiencia del viernes porque aún enfrenta graves problemas de salud, según el medio noticioso MLive.com.

La hermana de Constantine, Katherin Hawley, fue la que cuidó principalmente de la víctima en los seis meses posteriores al ataque.

Al término de la audiencia, Katherine Hawley informó que Constantine "fue un atleta natural toda su vida", pero ahora tiene dificultades para marcar el teléfono, caminar o abrir una puerta.