Un tribunal en Brasil congeló bienes del astro futbolístico Neymar, su familia y negocios relacionados por valor de 48 millones de dólares, por presunta evasión de impuestos.

La corte federal de Sao Paulo indicó el viernes que el futbolista de 23 años del Barcelona está acusado de haber evadido impuestos brasileños por 63 millones de reales (casi 16 millones de dólares) entre el 2011 y el 2013. Neymar pasó en 2013 del club brasileño Santos al Barcelona español.

En una declaración, el juez Carlos Muta dijo que Neymar solamente declaró bienes valorados en 19,6 millones de reales (poco menos de cinco millones de dólares).

Muta dijo que Neymar es "el responsable único por su declaración fiscal".

Sin embargo, Iagaro Jung Martins, un auditor para la agencia tributaria federal en Brasil, señaló que es improbable que Neymar vaya a prisión si paga lo que debe.

"Él va a poder discutir la congelación de sus bienes en una corte civil", le dijo Martins a The Associated Press. "Pero la legislación en Brasil no es demasiado severa. Si Neymar paga lo que debe, muy probablemente quedará libre de cualquier otra forma de castigo".

Al ser contactado por la AP, el padre de Neymar, Neymar da Silva Santos, quien funge como el director comercial de su hijo, dijo que los cargos son "injustos".

"Neymar Jr. no es socio de ninguna de esas compañías y por lo tanto no puede declarar por algo que no es suyo", declaró a la AP. El padre del futbolista dijo que la agencia tributaria de Brasil "no comprende" cuáles son las obligaciones fiscales de su hijo.

Agregó que el caso de su hijo aún tiene que ser atendido en un tribunal.

En mayo, una corte española determinó que el presidente del club Barcelona Josep Bartomeu y su predecesor Sandro Rosell evadieron millones de euros en impuestos tras firmar a Neymar.