Una iniciativa publicitaria que incluyó el uso de una figura de cera del papa Francisco de tamaño real causó confusión en Nueva York el jueves, poco antes de que el pontífice aterrizase en la ciudad.

El museo de cera Maddame Tussaud estrenó el jueves una figura del papa, la cual fue llevada al museo en un auto descapotado blanco, dando la sensación por momentos de que se trataba del verdadero pontífice.

La portavoz del museo Hillary Karsten dijo que sorprendidos transeúntes llamaron a la policía creyendo que se trataba del papa y que no estaba rodeado de las medidas de seguridad habituales.

Agregó que a su vez la policía se puso en contacto con el museo para asegurarse de que era solo una figura de cera.