Cadáveres de morsas fueron hallados la semana pasada en una playa del noroeste de Alaska, pero el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre del Departamento del Interior de Estados Unidos dijo que al parecer las muertes tienen una causa natural.

Los animales fueron hallados cerca de Point Lay el mismo sitio donde se observó a 35.000 morsas el 2 de septiembre.

Un empleado del Servicio Geológico de Estados Unidos entregó una foto de los cadáveres de las morsas al Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre, informó éste el jueves.

La agencia señaló que está analizando las fotos para determinar si los esqueletos son recientes o viejos y para tratar de saber la edad de las morsas. Luego un investigador tendrá que confirmar en el terreno.

El servicio dijo que no sospecha que haya habido alguna conducta criminal y que los cadáveres estaban intactos pero no informó cuántos especímenes murieron.

Las morsas que se reúnen en grandes congregaciones pueden lanzarse en estampida cuando se aproxima un oso polar, un cazador o un avión. A veces los ejemplares jóvenes son aplastados cuando tratan de alcanzar la seguridad en el mar. En Icy Cape, Alaska, se encontraron 130 cadáveres, la mayoría de morsas jóvenes, luego de una estampida en septiembre de 2009.

No se ha hallado la causa de la muerte de los animales en Point Lay.

El fiscal federal en Alaska supervisa la investigación por la muerte de 25 morsas a tiros halladas en Cape Lisburne, distante unos 150 kilómetros de Point Lay.

En Cape Lisburne se encuentra una estación de radar de la Fuerza Aérea en la que hay mucho personal; una persona relacionada con el puesto informó de las morsas muertas y envió una foto de los animales muertos al Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre. A algunos animales les retiraron la cabeza y los colmillos. Fiscales federales dijeron esta semana que no podían hacer comentarios sobre el caso.