Un ex francotirador del ejército alemán fue sentenciado a 20 años en prisión el jueves después de que fuera capturado en una operación encubierta que buscaba demostrar si ex soldados matarían a un agente federal estadounidense.

Dennis Gogel, de 29 años, fue sentenciado por la jueza federal Laura Taylor Swain en Manhattan, quien dijo que una larga sentencia en prisión era necesaria para que otros soldados no pensaran que podían utilizar sus habilidades especiales aprendidas en el ejército para cometer delitos una vez que regresaran a ser civiles.

La juez eliminó casi dos años de los 22 recomendados por las normas federales de sentencia bajo el argumento de que creía que Gogel era sincero cuando expresó remordimiento. Pero agregó que dudaba de su afirmación de que no sabía que se estaba involucrando para cometer asesinatos cuando acordó unirse a un equipo que protegía una organización de tráfico de drogas.

La operación encubierta fue organizada por agentes de la Administración para el Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA) que querían aniquilar una operación de asesinatos por sueldo que los fiscales decían que utilizaba a ex francotiradores del ejército para tareas de asesinato independientes a nombre de organizaciones de drogas.

Gogel, quien dejó el ejército alemán en 2010, estaba entre los cinco hombres arrestados en septiembre de 2013, tres de ellos ex francotiradores militares. Los arrestos se llevaron a cabo después de que autoridades dijeran que los hombres grabados en conversaciones acordaron aceptar 700.000 dólares para matar en Liberia al agente y un capitán de barco que presuntamente le ofrecía información a la DEA sobre una asociación que traficaba narcóticos.

Gogel se declaró culpable en enero a varios delitos, incluidos conspiración de asesinato de un agente del orden público y de un asistente de un agente del orden público.